Libertad es siempre la libertad del que piensa distinto.


Rosa Luxemburgo

lunes, 2 de febrero de 2009

APRENDER

Un amigo me mandó esta imagen. No se de donde sale ni quien es el autor.
Pero como estos días estoy pensando mucho sobre el aprendizaje me ha servido para reflexionar también sobre el rol del enseñante. Rol que por cierto no me gusta mucho y que siempre he intentado evitar. En mi país se decía una maldición que era algo así "que te toque enseñar hijos ajenos". Esta frase le gustaba a mi abuela (la que era maestra) y que creía que es de las profesiones más ingratas, menos valoradas, peor pagadas, expuestas a criticas de todo el mundo y que nunca se puede hacer bien del todo. Porque se trata de seres vivos, cada uno diferente, cada uno con sus necesidades especificas, irrepetible.
Vengo de familia de maestros, desde que me acuerdo había en casa montañas de cuadernos en los que mi madre o mi abuela revisaban los trabajos de sus alumnos. Y mi primer gran susto fue perderme en un enorme colegio donde trabajaba mi madre, perderme entre tantas puertas iguales, tantos pasillos, tantas escaleras... Yo tenía entonces unos 4 o 5 años, por supuesto no iba aun al colegio...
Luego pasaron los años de escolarización "obligatoria" y también "voluntaria" y fueron bastante felices si no tenemos en cuenta algún que otro déspota, sin mucha importancia. No, no me han traumatizado las escuelas, no ha sido para mi una experiencia a evitar. Para mi, digo, pues creo que es muy importante ver de que tipo de niño se trata. Mi hijo no es como yo, de hecho es muy diferente, pero tampoco podemos saber como me hubiera ido si mis padres en su momento decidieran criarme sin escuela. ¿Quien sabe?
Alguna vez lo comentamos con mi madre y me entero de cosas sorprendentes: yo era como él. Y despues de años de escolarización no ha quedado mucho, ¿en que momento se ha perdido? ¿porque?

Cuando decidimos no enviar a Ax al cole no tuve en cuenta que algunos me tomarían por su maestra. Porque en realidad eso es lo que queremos evitar: ser maestros y que que él se sienta alumno. Queremos ser sus acompañantes, facilitadores, permitirle aprender sin ser (demasiado) enseñado. Somos sus padres, eso es lo que él ve y siente y desea.
El no desea maestros. No desea seguir planes ajenos, ni consignas ajenas, ni maneras ajenas...
Aprendí de él que no existen edades para aprender
Aprendí de él que los pequeños descubrimientos propios valen más que los grandes pero ajenos.
Aprendí, que todo es uno y no existen las materias
Aprendí, que no es necesario terminar un proyecto
Aprendí de él que la pasión por algo puede durar años
Aprendí, que no debo adelantarme
Aprendí, que las preguntas no deben esperar mucho y las respuestas querer abarcarlo todo
Aun no tiene ni 7 años,
Seguimos aprendiendo.

10 comentarios:

gemma dijo...

Tus post me dejan pensativa por largo rato. Interesantes reflexiones.
Gracias.

Isabel de Matos dijo...

Ola! Sou a Isabel, mãe de três filhos (a Catarina com 22 anos, a Celina com 18 e o Alexandre com 5 aninhos). Com o Alexandre, decidimos não levá-lo nunca à escola (a não ser que um dia o peça!). Participo no fórum da internet de um grupo de ensino doméstico, em Portugal e foi através desse grupo que conheci algumas famílias portuguesas que praticam o "homeschooling". Tenho um blog onde conto o nosso percurso familiar nesta temática (chama-se "A Escola É Bela"), participo no blog "colectivo" "Pés Na Relva", onde algumas famílias vão escrevendo alguns apontamentos e actividades que realizam com os seus filhos, e foi através do Pés na Relva que conheci o "Dálle Un Coliño" e tenho trocado umas mensagens com a Meninheira. Sou uma assídua leitora das vossas edições do Carnaval e foi através delas que conheci este blog, que muito aprecio. Também conheci outros, alguns que gosto especialmente, mas há alguma coisa no "libres Como El Volcán" com que me identifico muito.
Desculpa escrever em português, entendo praticamente tudo o que vocês escrevem, mas seria um desastre se me pusesse a tentar escrever em castelhano ou em galego (nem sei muito bem ainda distuinguir as duas línguas!).

Gostei muito deste post, também sinto algo assim, quase que faria minhas as tuas palavras!

Por fim , quero avisar-te que, tendo recebido da Paula do "Aprender Sem Escola" (uma pequena portuguesa que vive no Reino Unido e tem um filho com 15 anos em "Unschooling"), um "prémio" chamado Blog de Ouro (que eu nem sabia que existia!) e que recebê-lo, implica nomear mais seis blogs femininos que nós gostamos muito de ler, escolhi o teu (podes ir ver no meu blogue em http://escolabela.wordpress.com).

Muitos beijinhos e até breve...
Isabel

Lau dijo...

Una reflexión excelente. ¿Lo vas a mandar al carnaval de Marcela?

marcela dijo...

que bonito lo que escribiste.
ayer mi marido me preguntó si no lo echaremos a perder sin enviarlo al cole...
yo le contesté casi lo que vos aprendiste de tu hijo...
yo creo que si ahora Ricardo va al cole lo voy a asfixiar, el tampoco quiere maestros...
en fin , tanto para pensar, tanto para decir...
gracias por la reflexión

1beso

NATALIA dijo...

Absolutamente de acuerdo.
Un saludo,

Natalia.

Airenita dijo...

Gracias a todas por vuestros comentarios, por seguirnos en todos estos pensamientos y dudas y convencimientos.
Ya ves Gemma, así nos alimentamos mutuamente.
Siento que aún en desacuerdos siempre queda aprendizaje mutuo que permite crecer y plantearse las cosas de nuevo.
Lau, el carnaval ya ha pasado, creo que llego tarde, en realidad en las otras ediciones he intentado responder a esa pregunta que planteó Marcela y para no repetirme lo he dejado por esta vez.
Marcela, yo creo que si un niño desea maestros se nota mucho, y cuando no los desea ...también. Tu conoces a Ricardo mejor que nadie, y es nuestra responsabilidad tomar el camino. Pero pensemos que no es PARA SIEMPRE, lo mejor es poder elegir en cada etapa lo más adecuado. Yo comprendo a la gente que duda, porque es muy duro tomar decisiones cuando esta opción no la conocemos muy bien y es taaan minoritaria y a veces hasta perseguida. Yo también tengo dudas, no tanto por el cole, no, pero la misma crianza y educación se refleja en tantos ámbitos y no vamos a saber si hemos elegido bien o no hasta dentro de muchos años ... o tal vez nunca. Por eso me explico a mi misma que nadie puede tener la seguridad de haber elegido lo adecuado por tanto hagamos lo que el corazón nos dicta, será lo mejor posible.
Natalia, me alegra verte por aquí, un abrazo para ti también.

Y finalmente Isabel, me has dado una sorpresa, a ver que hago con ella! Voy a verlo. Besos, gracias.

amigos homeschoolers dijo...

Muy interesante y transparente, es verdad que nuestros hijos nos enseñan mucho, sobre aprener y sobre vivir.
Besos

MartaSada dijo...

Precioso, Airenita!! logras captar y transmitir la intensidad de lo que estamos viviendo, como nadie!!! gracias!! un abrazo!!

paloma dijo...

Airenita en cierta ocasión me decía una mujer que educó en casa a todos sus hijos...que ciertamente los frutos de este tipo de crianza y educación se ven con los años. De todas maneras te puedo decir que yo con mi mayor ya empiezo a notar cosas...aunque claro nunca sabes si es "objetivo" o "amor de madre"
Muy cierta la reflexión, se agradece que vuelvas a escribir.

Un beso.

XaManZ¨ dijo...

Siempre me gusta tanto leerte... me siento tan identificada con tus palabras... un beso